6.9.12

Parece que fue ayer cuando decía eso de 'Nadie dijo que el verano iba a ser eterno'. Y sin embargo, una vez más volvemos a encontrarnos ante esta eternidad con fecha de caducidad. Otra vez más ante mi mes favorito, ante el mes más cruel y el más dulce a la vez. Otra vez ante las desilusiones de los proyectos de verano no cumplidos y de los nuevos propuestos que sabemos, no se cumplirán.
Y esta vez quizás el verano ha sido de los menos productivos. Puede incluso que a ratos haya sido insoportable. Pero ahora tal vez sólo quede cerrar los ojos y esperar, esperar por una vuelta a la rutina que se nos acerca cada vez más. Que aprisiona, que acobarda, que corta la respiración por la rapidez en que vuelve, porque parece que aún no se ha ido.
Sí, definitivamente este no ha sido el mejor verano. Pero habrá mas. Me prometo que habrá mas, y mejores, mucho mejores.


Feliz vuelta a la rutina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario